La Red Uruguaya de ONGs Ambientalistas recomendó en minoría la prohibición de procedimiento de fractura hidráulica (fracking) para la explotación de hidrocarburos no convencionales en el país

La Red Uruguaya de ONGs Ambientalistas recomendó en minoría la prohibición de procedimiento de fractura hidráulica (fracking) para la explotación de hidrocarburos no convencionales en el país

Red Uruguaya de ONGs Ambientalistas No Comment
Noticias

La Red Uruguaya de ONGs Ambientalistas (RED) como representante de la sociedad civil en la Comisión Nacional de Evaluación Científica y Técnica (CNECT, ha participado de todo el proceso que dicha comisión ha llevado adelante, desde su conformación e invitación a ser parte de la CNECT.

Hemos actuado con el compromiso y la responsabilidad que conlleva como Asociación de Segundo Grado y en representación de un importante número de organizaciones ambientales de todo el país y a los más de 30 años de trayectoria, en defensa del ambiente.

Esta Comisión ha puesto de relieve- en los hechos- que la sociedad civil puede efectivamente ser parte de estos procesos, contribuyendo con su visión y desde el compromiso de toda la sociedad, personas y organizaciones representativas, con el deber y el derecho, en el consenso o en el disenso, ser inequívocamente parte de un verdadero proceso democrático.

Como representante de la sociedad civil, la RED dio a conocer su posicionamiento luego de la actividad realizada el 23 de junio de 2021, el 1er. Diálogo Regional – ¿Es el fracking una alternativa de desarrollo para nuestra región?, con una declaración pública (Cap7.1 Anexo), lo cual es ratificado en este documento.

La moratoria del uso del fracking, per se no es un argumento que valide fehacientemente los riesgos ambientales que el uso de esta técnica trae aparejado al ambiente, creemos que es necesaria una mirada global que no se centre únicamente en la técnica, la cual suele aplicarse una sola vez, al inicio de la vida del pozo, sino en todo el proceso de diseño, de construcción del pozo, y posterior producción con los costos sociales y ambientales intrínsecos en ella.

Varias de las preocupaciones manifestadas por nuestras organizaciones miembros, tales como: el consumo del agua, el agua de retorno, contaminación de acuíferos, derrame en superficie de productos químicos, sismos, metano en el agua han sido compendiadas a través de los documentos que esta comisión ha presentado. La RED, ha tenido la oportunidad de revisar aspectos técnicos, ambientales, hallazgos, brechas y desafíos sobre el uso de la técnica y los riesgos potenciales de afectación a recursos naturales de alto valor. 

La RED sostiene que los aspectos negativos de la fractura hidráulica inciden muy negativamente en el ambiente y en algunos casos los daños y costos se vuelven irreversibles. 

El camino de futuro, en la obtención de energía, a nivel mundial, busca formas alternativas al uso de hidrocarburos, y se afianzan las formas a partir de fuentes más amigables con el ambiente. 

.El mejor destino de los hidrocarburos, gas, petróleo, es dejarlos donde se encuentran (debajo del suelo). En tal sentido, Uruguay es líder latinoamericano en la producción de electricidad a través de energías renovables, en particular de las nuevas renovables. Desde el punto de vista geológico como desde el punto de vista social y eco sistémico, a la luz del conocimiento actual ya resulta inadmisible plantear la posibilidad de aplicar la técnica de fracking en Uruguay

El gobierno nacional, en sus diversas y sucesivas administraciones, ha seguido un camino creciente en renovar sistemas de transporte con alternativas diferentes al uso de combustibles fósiles, de manera que  la prospección petrolera va en contra de esta política energética país, y se desdice de los compromisos internacionales que se están llevando a cabo. Las intervenciones territoriales en materia energética deben estar alineadas con las metas establecidas en el Acuerdo de París, especialmente aquellas relacionadas con la urgente salvaguarda de promover la resiliencia de los ecosistemas.

Basados en los principios de la Política Nacional Ambiental, en la que se reconoce como distinción de país frente a otras naciones como “País Natural”, desde el punto de vista económico, cultural y social del desarrollo sostenible, es la marca país. Nuestra RED cree debe ser preservada y debe ir unida al cuidado responsable del ambiente, en donde no hay lugar para la fractura hidráulica.

Con el establecimiento y la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Uruguay tiene la gran oportunidad de consolidar acciones tendientes al goce de un medio ambiente saludable como un derecho humano. Para ello, la gestión ambiental es una gestión abierta, transversal y participativa, donde los derechos de uno requieren las responsabilidades de otros, así como de nuestras propias responsabilidades.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó recientemente, una resolución que reconoce que vivir en un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible es un derecho humano sin el cual difícilmente se pueden disfrutar de otros derechos, como a la salud o incluso a la vida. Internacionalmente, Uruguay defendió la propuesta y “señaló que no se puede negar la evidencia que indica que la degradación del medio ambiente y el cambio climático amenazan el derecho a la vida, como lo indica el hecho de que siete millones de personas mueran prematuramente cada año a causa de la contaminación del aire, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).”

Este reconocimiento significa una mayor rendición de cuentas por parte de los gobiernos para asegurar que vivamos en un mundo con un ambiente seguro, con un clima estable y libre de tóxicos, con un aire limpio, acceso seguro al agua y saneamiento, comida sana y sostenible y con una biodiversidad y ecosistemas prósperos. 

La salvaguarda de los derechos a un ambiente sano, establecido por Ley, a la diversidad biológica y cultural, al agua y al alimento de las próximas generaciones, para lo cual se deben de tomar las medidas y alternativas posibles para evitar que las demandas de las actuales generaciones se satisfagan sin detrimento de los derechos de las futuras, especialmente por efecto de la crisis climática y la degradación de los ecosistemas.

Asumiendo el principio de precaución y de prevención como criterios prioritarios de la gestión ambiental, ante el peligro de daño grave o irreversible, gestión en la que no es excusa la falta de certeza técnica o científica, se le suma el Principio de prevención del riesgo. Este principio jurídico indica que el Estado y los particulares actuarán de manera compartida, pero diferenciada, a fin de evitar las amenazas, la generación de riesgo y de pasivos ambientales y sociales ante el desarrollo de actividades extractivas, de manera que se disminuya la vulnerabilidad de las personas, los medios de subsistencia y los ecosistemas. 

La RED, expresa su voluntad de apoyar un Proyecto de Ley “Por medio del cual sea prohibida en el todo el territorio nacional la prospección, exploración y/o explotación de los Yacimientos No Convencionales de hidrocarburos que usen la técnica de la Fractura hidráulica (Fracking).”

Nuestras redes:

Plantatón Uruguay

Imágenes